Mundo Mundial

Protestas bloquean trenes en Hong Kong: Consecuencias económicas

Cientos de manifestantes bloquearon las entradas a trenes y otros medios de transporte público en Hong Kong. Algunos obstruyeron las entradas y otros activaron alarmas, que a su vez activaron los servicios de emergencia.

Esta manifestación forma parte de una serie de protestas en contra de una ley que permitirá que ciudadanos de Hong Kong puedan ser extraditados a China. No obstante, las protestas han tomado un giro hacia una denuncia de la intromisión del gobierno chino en asuntos empresariales. El impacto económico ya puede observarse en los valores de algunas empresas de Hong Kong. Sumado a ello, las protestas han afectado el valor de bienes inmobiliarios en la zona central.

Aún no es posible ver una solución pronta. Esto en consecuencia de la complejidad económica, política y jurídica de la problemática. Con actores como China, el gobierno de Hong Kong y empresas multinacionales, se trata de un tema complejo de resolver.

¿Qué consecuencias pueden haber si continúan las protestas?

La autonomía de Hong Kong ha perdido fuerza desde que regresó a la soberanía de China en 1997, después de formar parte de Reino Unido durante más de 100 años. Esto significa que el sector privado tendrá que adaptarse poco a poco a las políticas económicas de China. El resultado podría ser una devaluación de las empresas de Hong Kong. Sumado a ello, éstas podrían perder sus contratos con países como Estados Unidos, debido a la guerra comercial que se desarrolla actualmente entre el gobierno chino y el de Donald Trump.

De forma paralela, el impacto social se ve reflejado en las protestas. Además, los jóvenes son quienes más exigen que se conserve la autonomía, ya que temen perder derechos de los que gozan bajo el sistema político actual. Por último, China observa en Hong Kong una oportunidad de absorber capital, bienes raíces y mano de obra.

Por ello es probable que continúen las protestas a lo largo del año, hasta que el gobierno de China y el de Hong Kong encuentren un punto medio. Mientras tanto, la economía local deberá encontrar una manera de adaptarse a esta nueva constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *