antiguo

thumb|Gran dama oferente del Cerro de los Santos, escultura ibera del siglo III o II a. C. Historia antigua de la península ibérica es la subdivisión de la ciencia histórica y la periodización del tiempo histórico correspondiente a la Edad Antigua general y limitada espacialmente a la península ibérica. Cronológicamente comienza a finales del II y comienzos del I milenio a. C. (cuando empieza a haber referencias a esta región en fuentes escritas -lo que propiamente es protohistoria de la península ibérica, dado que no se produjeron localmente, sino en otros lugares-) y termina en la Antigüedad Tardía (con el declive del Imperio romano -desde la crisis del siglo III-, la invasión de los pueblos germánicos -año 411- y el asentamiento definitivo de la Hispania visigoda -que pervivió hasta el año 711-). Ni el comienzo ni el final de la Edad Antigua en la península ibérica significaron cortes bruscos, sino seculares periodos de transición. Durante el I milenio a. C. se produjo un intenso contacto, especialmente en el este y sur peninsular, entre los llamados pueblos indígenas y los llamados pueblos colonizadores históricos provenientes del Mediterráneo oriental: fenicios, griegos y cartagineses. A finales del siglo III a. C. se produjo la intervención romana, en el contexto de las guerras púnicas, que dio inicio a un profundo proceso de romanización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.