Curia Hostilia

Construida, según la leyenda, por el rey Tulio Hostilio, tercer rey de Roma, sucesor de Numa Pompilio segundo rey de Roma y antecesor de Anco Marcio, cuarto rey de Roma. Fue restaurada por Sila (Curia Cornelia) en los años 80 a. C. En un incendio destruyó el edificio, lo que llevó a Julio César a trasladarla desde su emplazamiento primigenio (donde César construiría su foro) a su actual ubicación, si bien las obras se interrumpieron a la muerte del dictador. Por decreto senatorial pasó a llamarse Curia Iulia, concluyéndose su construcción (a la que se dotó de un pórtico llamado chalcidicum) en el De nuevo destruida por las llamas en el año 64 d. C. durante el gran incendio de Roma, fue renovada bajo Domiciano en el 94. Sufrió un nuevo incendio en 283, por lo que tuvo que ser reedificada por Diocleciano, siendo inaugurada en el año 303. Es este el edificio que, en esencia, se puede contemplar en la actualidad. Sin embargo, la curia experimentó modificaciones posteriores. Honorio I la transformó en iglesia cristiana en el año 630 bajo la advocación de San Adrián, aunque entre 1930 y 1936 se despojó al edificio de sus añadidos cristianos para devolver a la curia el aspecto que aproximadamente pudo tener en el siglo IV. El edificio (27 x 18 m de planta y 21 de altura, según proporciones basadas en Vitrubio), está construido con gran austeridad. De planta rectangular, su estructura se apoya en cuatro contrafuertes situados en las aristas. La fachadaa posee una puerta y tres ventanas que proporcionan luz al aula. La cubierta, que fue de vigas planas. Sí son de época de Diocleciano los restos de pavimentación de mármol y el ornamento de los muros, provistos de hornacinas entre columnillas sustentadas en modillones y rematadas en tímpano. A los dos lados largos de la sala se situaron gradas con los escaños del senado romano; en el lado corto se situó el podium del presidente y, a su lado, una Victoria esculpida, aportada por Octaviano. En esta Cámara se reunía el Senado cuando debatía, tanto en el periodo de monarquía en el que solo era un pequeño grupo de consejeros y asesores del monarca, como en tiempos de la República en la que el Senado era el mayor poder legislativo a pesar de la progresiva pérdida del poder senatorial desde tiempos de Tiberio Sempronio Graco y Cayo Sempronio Graco. Uno de los acontecimientos más importantes que sucedieron en el interior de esta Cámara fue la muerte de Lucio Apuleyo Saturnino que se refugió en su interior durante la duración del Senatus Consultum Ultimum de Cayo Mario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.