//héroes

héroes

El culto heroico era una de las características más peculiares de la antigua religión griega. En griego homérico herōs (cognado con el latín vir y el español «viril») significa simplemente «hombre aristocrático». Sin embargo, para el periodo histórico la palabra había pasado a significar específicamente un hombre muerto, adorado en su tumba porque su fama en vida o su forma inusual de morir le otorgó poder sobre los vivos.