Palestina

thumb|Límites históricos de la región de Palestina: en verde, Siria Palestina (dividida después en Palestina Prima, Palestina Secunda y Palestina Salutaris); en rojo, el Mandato británico de Palestina; en azul, la Línea Verde. thumb|Palestina en 1759. thumb|Palestina en 1851. thumb|Palestina en 1864. thumb|Palestina en 1900. thumb|Palestina en 1915. thumb|Palestina en 1920 (mandato británico). thumb|Palestina en 1924. thumb|Palestina en 1946. thumb|Plan de partición propuesto por la ONU para la creación de dos estados en el territorio del Mandato Británico para Palestina en 1947. Palestina, desde un punto de vista geográfico e histórico, es el nombre que recibe el territorio comprendido aproximadamente entre el mar Mediterráneo y el valle del río Jordán (de oeste a este), y entre el río Litani y el Néguev, sin incluir el Sinaí (de norte a sur). La región recibió este nombre durante la dominación del Imperio romano; concretamente a partir del año 135, tras la expulsión de los judíos después de la represión de la revuelta de Bar Kojba, con la fusión de la provincia romana de Judea y la provincia romana de Siria para formar la nueva provincia de Siria Palestina, con el fin de completar la disociación con Judea. Desde entonces, y hasta la creación del Estado de Israel y el establecimiento de la Autoridad Nacional Palestina en el siglo XX, la región fue casi siempre parte de algún reino o imperio mayor, y solo excepcionalmente constituyó por sí misma una unidad política independiente, como el Reino de Jerusalén durante las Cruzadas. En Palestina se distinguen tres regiones geomorfológicas, de Oeste a Este: la llanura litoral mediterránea, la cordillera central y el valle del Jordán, la depresión más profunda de la Tierra. A estas tres regiones, hay que sumar la del desierto del Néguev, constituido por una planicie y montañas de naturaleza calcárea, situado al sur de la zona. Las regiones áridas ocupan más de la mitad del territorio. Aun siendo desierto buena parte del territorio, en los valles abundan los lirios, y también los árboles como pinos, eucaliptos, olivos y acacias. Las retamas crecen esporádicamente en el desierto del Neguev.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.