peciolo

El pecíolo o peciolo (del latín petiolus, forma diminutiva de pes pedis, pie, tronco de una planta) es el rabillo que une la lámina de una hoja a su base foliar o al tallo. Falta en las hojas sésiles. El pecíolo puede ser una característica determinante para la identificación de la planta. El pecíolo se desarrolla en la fase germinativa de la plántula, en el tejido embrionario llamado hipocótilo. Del alargamiento del hipocótilo surge el cotiledón o plúmula (tejido precursor de la hoja) y el terminal o meristemo apical. Las células externas se diferencian y maduran convirtiéndose en una capa epidérmica. Algunas de las células interiores se convierten en colénquimas, proporcionando el sostén al joven pecíolo. Los grupos de células alargadas forman las hebras provasculares. El resto del pecíolo está compuesto por células parenquimáticas situadas entre la epidermis y las hebras provasculares formando el córtex, junto con las situadas dentro de estas hebras, que forman la médula. El parénquima que irradia entre los precursores de los manojos vasculares forma los llamados rayos de médula. Estos tejidos son los predecesores de prolongación. Transporte de fluidos entre el tallo y la lámina o limbo foliar. En algunas plantas, los pecíolos se aplanan y se abren, y las hojas verdaderas pueden llegar a ser reducidas o desaparecer por completo. Estos son conocidos como filoides o phyllodia , o cladophylla. Así, el filodio viene para servir al propósito de la hoja. Los filoides son comunes en el género Acacia, especialmente en las especies australianas, a la vez en Acacia subgénero Phyllodineae. A veces, especialmente en las plantas más jóvenes, los filodios parcialmente formados también llevan hojas reducidas que pueden verse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.