Mundo Mundial

Contagios

Click here to view original web page at www.eleconomista.com.mx


El tema es muy preocupante, nuevamente vamos al alza en los contagios por Coronavirus. El día anterior a escribir este texto volvimos a la cifra lamentable de casi ocho mil contagios de un día para otro y más de 200 muertes reconocidas oficialmente. La media de edad de los contagiados es de alrededor de los 42 años, esto es, los que ahora se infectan más son los más jóvenes que desafortunadamente aún no han sido vacunados. Yo añadiría que todos, viejos y jóvenes, hemos olvidado las medidas de salud pública que jugaron y juegan un papel importante para el control de la pandemia. Todos hemos olvidado la importancia de los cuidados.

La OPS ha mencionado, en su más reciente informe que la Península de Yucatán, Baja California Sur y la Ciudad de México se encuentran en una situación comprometida en cuanto a la prospectiva de contagios y enfermos, y que los jóvenes (entre 18 y 29 años en la capital) tienen un papel muy activo en la transmisión del virus SARS-CoV2 y sus temibles variantes. ¿Qué está pasando?

Hemos escuchado desde hace algunas semanas mencionar a la variante Delta del COVID-19 que se conocía antes como la de India y se nos ha ido informando que es mucho más contagiosa que el virus original y que incluso se teme pueda volverse resistente a las vacunas existentes. Malas noticias.

Lo más asombroso es, que a pesar de todo lo anterior, seguimos, como hace ya varias semanas, en semáforo amarillo y no se han dado a conocer al menos algunas medidas preventivas indispensables para enfrentar esta nueva cresta de la pandemia. Aunque es terrible asumirlo, lo cierto es que ante el virus no tenemos en el mundo una cura, solo prevención a través de cuidados y vacunas. No hay más.

Por si esto fuera poco, las autoridades de nuestro país nunca han demostrado la mínima eficacia necesaria en su gestión de la pandemia, para impedir o al menos aminorar la enorme cantidad de victimas que hemos sufrido. Cifra de fallecimientos ciertamente catastrófica.

Por lo tanto, estamos una vez más entre la espada y la pared y sin ningún apoyo gubernamental: por un lado, la pandemia al alza y, por el otro, una situación económica que no acaba de despegar y que puede verse otra vez muy seriamente afectada de seguir las cosas así.

La alerta en el mundo ante esta nueva alza de contagios ha ido generalizándose. El presidente Biden en los Estados Unidos, hace un par de días dijo a los no vacunados que deben hacerlo rápidamente ya que la variante Delta ha causado más de la mitad de los nuevos casos en su país y podría traer incluso un replanteamiento de muchas de las estrategias contra el virus dada su potencial peligrosidad. En la Unión Europea también se están emitiendo alertas y adoptando medidas.

En la página de la OMS/ONU nos enteramos oficialmente que la variante Delta ya se ha detectado en 98 países y que el relajamiento de las medidas sanitarias que se ha vivido en el mundo, ha ocasionado que enfrentemos un momento muy peligroso para conseguir el control de la pandemia.

Vale la pena enterarnos de todo esto porque cada vez se hace más importante, casi diría urgente, utilizar los modestos recursos que tenemos para defendernos del virus: usar cubrebocas, lavarnos las manos frecuentemente, mantener la sana distancia, aplicarnos gel y desinfectantes, no ir a eventos concurridos y preferir espacios abiertos que cerrados y por supuesto la aplicación de más y más pruebas y vacunas.

Estar doblemente vacunados no nos exime de estos cuidados, todavía no conocemos suficientemente a nuestro invisible enemigo. Debemos de ser responsables con nosotros y con los demás, recordemos que solo con las vacunas no detendremos la enfermedad.

En resumen, los contagios aumentan y nos anuncian que esta guerra no ha terminado.

Lee más de este autor


Click here to view full article

El tema es muy preocupante, nuevamente vamos al alza en los contagios por Coronavirus. El día anterior a escribir este texto volvimos a la cifra lamentable de casi ocho mil contagios de un día para otro y más de 200 muertes reconocidas oficialmente. La media de edad de los contagiados es de alrededor de los 42 años, esto es, los que ahora se infectan más son los más jóvenes que desafortunadamente aún no han sido vacunados. Yo añadiría que todos, viejos y jóvenes, hemos olvidado las medidas de salud pública que jugaron y juegan un papel importante para el control de la pandemia. Todos hemos olvidado la importancia de los cuidados.

La OPS ha mencionado, en su más reciente informe que la Península de Yucatán, Baja California Sur y la Ciudad de México se encuentran en una situación comprometida en cuanto a la prospectiva de contagios y enfermos, y que los jóvenes (entre 18 y 29 años en la capital) tienen un papel muy activo en la transmisión del virus SARS-CoV2 y sus temibles variantes. ¿Qué está pasando?

Hemos escuchado desde hace algunas semanas mencionar a la variante Delta del COVID-19 que se conocía antes como la de India y se nos ha ido informando que es mucho más contagiosa que el virus original y que incluso se teme pueda volverse resistente a las vacunas existentes. Malas noticias.

Lo más asombroso es, que a pesar de todo lo anterior, seguimos, como hace ya varias semanas, en semáforo amarillo y no se han dado a conocer al menos algunas medidas preventivas indispensables para enfrentar esta nueva cresta de la pandemia. Aunque es terrible asumirlo, lo cierto es que ante el virus no tenemos en el mundo una cura, solo prevención a través de cuidados y vacunas. No hay más.

Por si esto fuera poco, las autoridades de nuestro país nunca han demostrado la mínima eficacia necesaria en su gestión de la pandemia, para impedir o al menos aminorar la enorme cantidad de victimas que hemos sufrido. Cifra de fallecimientos ciertamente catastrófica.

Por lo tanto, estamos una vez más entre la espada y la pared y sin ningún apoyo gubernamental: por un lado, la pandemia al alza y, por el otro, una situación económica que no acaba de despegar y que puede verse otra vez muy seriamente afectada de seguir las cosas así.

La alerta en el mundo ante esta nueva alza de contagios ha ido generalizándose. El presidente Biden en los Estados Unidos, hace un par de días dijo a los no vacunados que deben hacerlo rápidamente ya que la variante Delta ha causado más de la mitad de los nuevos casos en su país y podría traer incluso un replanteamiento de muchas de las estrategias contra el virus dada su potencial peligrosidad. En la Unión Europea también se están emitiendo alertas y adoptando medidas.

En la página de la OMS/ONU nos enteramos oficialmente que la variante Delta ya se ha detectado en 98 países y que el relajamiento de las medidas sanitarias que se ha vivido en el mundo, ha ocasionado que enfrentemos un momento muy peligroso para conseguir el control de la pandemia.

Vale la pena enterarnos de todo esto porque cada vez se hace más importante, casi diría urgente, utilizar los modestos recursos que tenemos para defendernos del virus: usar cubrebocas, lavarnos las manos frecuentemente, mantener la sana distancia, aplicarnos gel y desinfectantes, no ir a eventos concurridos y preferir espacios abiertos que cerrados y por supuesto la aplicación de más y más pruebas y vacunas.

Estar doblemente vacunados no nos exime de estos cuidados, todavía no conocemos suficientemente a nuestro invisible enemigo. Debemos de ser responsables con nosotros y con los demás, recordemos que solo con las vacunas no detendremos la enfermedad.

En resumen, los contagios aumentan y nos anuncian que esta guerra no ha terminado. Lee más de este autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.