Viva México

Crónica de la masacre de ayer a la familia LeBarón

Chihuahua, Méx.- El día de ayer, la familia LeBarón vivió una tragedia cuando miembros de la familia fueron emboscados y asesinados por un grupo armado en los límites de Chihuahua y Sonora. En el ataque murieron 9 personas entre ellas 3 mujeres y seis menores.

Kendra Miller, prima de las víctimas, difundió a través de Facebook estremecedores detalles relatados por los menores que lograron sobrevivir a la brutal emboscada.

https://twitter.com/GlodeJo07/status/1191545237543571456?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1191545237543571456&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.debate.com.mx%2Fpoliciacas%2FNinos-LeBaron-escondieron-a-sus-hermanos-y-fueron-por-ayuda-20191105-0076.html

Miller detalló que la mañana del lunes 4 de noviembre, salieron del rancho de La Mora (Sonora), donde la pequeña comunidad de mormones se encuentra asentada, tres madres con 14 menores a bordo de tres vehículos. Dos de las mujeres se dirigían a visitar familiares en Chihuahua, mientras que la otra recogería a su esposo en el aeropuerto de Phoenix, Arizona.

Las madres eran Rhonita Miller, de 30 años, Christina Langford, de 29 años, y Dawna Langford, de 43. 

Sin embargo, ninguna de ellas pudo llegar a su destino, pues fueron emboscadas y asesinadas a sangre fría por un grupo de sujetos armados junto a varios de sus hijos.

El primer vehículo que fue alcanzado por las balas fue en el que Rhonita viajaba con sus hijos Howard Jacob Miller, de 12 años, Krystal Bellaine Miller, de diez años, y los gemelos Titus Alvin Miller y Tiana Gricel Miller, de ocho meses. Todos ellos fueron acribillados y calcinados luego de que el tanque de gasolina de la camioneta fuera baleado y esta se prendiera en llamas. Ellos y el vehículo quedaron completamente calcinados, con una de las puertas abiertas, quizá en un intento vano de escapar del infierno.

Después de asesinar a Rhonita y sus hijos, los asesinos fueron tras los otros dos autos donde viajaban Christina, Dawna y los hijos de ambas. Los alcanzaron a unos 16 kilómetros. Christina Longford escondió a su bebé de siete meses, Faith Marie Johnson, en el piso de la camioneta y salió con las manos en alto pidiendo clemencia, haciéndoles saber que había niños indefensos, pero le dispararon a quemarropa junto a Dawna y dos de sus hijos.

Mientras las mujeres eran acribilladas, algunos de los niños lograron descender de las camionetas y huir corriendo del lugar. Uno de los mayores, Devin, de 13 años de edad, logró esconder a seis de sus hermanos entre los matorrales y los cubrió con ramas, luego se dirigió a pedir ayuda a La Mora.

Al ver que su hermano no regresaba, Mackenzie, de nueve años, dejó a sus cinco hermanitos para buscar ayuda. 

Devin llegó a La Mora a las 5:30 pm, seis horas después del ataque, mientras que Mackenzie fue hallada deambulando y herida de bala en un brazo a 14 kilómetros del lugar alrededor de las 9:30 pm.

Captura de pantalla    a las

El activista Julián LeBarón detalló que algunos de los menores sobrevivientes se encuentran heridos: “El pequeño hijo de Dawna de un año tiene un disparo en el pecho, otro tiene un disparo en la boca, algunos más en los brazos”.

Los tíos de Devin tomaron sus armas y se trasladaron al lugar del ataque en busca de sobrevivientes, pero tuvieron que suspender la tarea y aguardar refuerzos al escuchar balazos por horas en las montañas cercanas a La Mora, sabiendo que se exponían a morir y no poder ser de ayuda.

Hacia las 7:30 pm, llegaron al lugar y encontraron a los niños escondidos. Milagrosamente, también encontraron a la bebé de Christina ilesa dentro del auto acribillado; su madre la había resguardado poniéndola en el piso.

Captura de pantalla    a las

“Yo mismo encontré a Faith, estaba en el piso de la camioneta, estuvo casi once horas sola ahí. No lloraba, cuando la alcé abrió los ojos, estaba deshidratada pero ilesa a pesar de que la camioneta estaba toda llena de balas“, explicó Julián.

La escena era macabra: las mujeres y varios de los niños muertos, otros heridos, los vehículos completamente calcinados, colmados de balas

Los niños sobrevivientes fueron rápidamente trasladados a hospitales cercanos para ser evaluados y atendidos. David, el padre de los hijos de Dawna, llegó desde Tucson, Arizona, para acompañar a sus cinco pequeños y trasladarlos a un hospital de Phoenix a bordo de un helicóptero.

Devin, su hermano Jake y la bebé Faith se encuentran a salvo y son atendidos por sus tíos y abuelas en La Mora, detalló Kendra Miller.

Se han confirmado nueve muertes a raíz del brutal ataque. Miller compartió la lista de víctimas que fallecieron y sobrevivieron.

Captura de pantalla    a las

Muertos

Rhonita Maria Miller, de 30 años.
Christina Marie Langford Johson, de 29 años.
Dawna Ray Langford, de 43 años.
Howard, de 12 años.
Krystal, de 10 años.
Titus y Tiana (gemelos), de 8 meses.
Trevor Harvey, de 11 años.
Rogan Jay Langford, de 2 años.

Sobrevivientes

Faith Marie, de 7 meses, ilesa.
Kylie Evelyn, de 14 años, herida en el pie.
Devin, de 13 años, ileso.
Mackenzie Rayne, de 9 años, herida en el brazo. 
Cody Greyson, de 8 años, herido en la boca y la pierna.
Xander Boe, de 4 años, herido en la espalda.
Brixon Oliver, de casi nueve meses, herido en el pecho y la muñeca.

Hasta el momento los hechos se le atribuyen al grupo denominado “Los Jaguares“, una subdivisión del cártel de Sinaloa. Ellos han sido señalados como los probables autores de la masacre según reveló el fiscal de Chihuahua, César Augusto Peniche.

Con información de Debate.com.mx

 

 

Derechos Reservados La Prensa Fifí

Comentarios y sugerencias: contacto@prensa-fifi.com

Recibe las noticias en tu celular al momento

[wl_timeline]  [wl_geomap] [wl_navigator] [wl_faceted_search] [wl_chord] [wl_cloud]

One Reply to “Crónica de la masacre de ayer a la familia LeBarón

  1. La ultrderecha a soltado a sus demonios como forma de contrarrevolución, o sera que esto siempre sucedía pero ahora sin chayo ya se publica, Esperemos lo peor la contrarrevolución se disfraza de crimen organizado, guerrillas y carteles con tal de tumbar gobiernos y que los gringos intervengan pues están desesperados y quieren recuperar su mina de oro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.