Mundo Mundial

Cuba: patria o muerte

Click here to view full article C orría 1966, y un día apareció en la escuela una deslumbrante sicóloga de 23 años que nos dejó bizcos. En la puerta cancel, una inmensa fotografía del hijo y, al pie, una frase de Paul Claudel: La juventud no nació para el ocio, sino para el heroísmo.